Análisis de una Rehabilitación

Al involucrarse en el tema de la rehabilitación, convengamos que reparar es reponer. Devolver al elemento dañado, lesionado o degradado, su capacidad funcional, haciendo que las características mecánicas vuelvan a ser las que fueron - o debieron haber sido - en su primer momento de existencia, necesitando para esto el desarrollo de un buen diagnóstico.

Del mismo modo, restaurar es reinstaurar, recomponer tanto la obra como su ambiente a fin de que pueda ser gustada, o al menos degustada, por los nuevos visitantes.

Así mismo rehabilitar es recuperar. Y para recuperar es a menudo necesario reusar, reutilizar y aunar los criterios de intervención sobre una obra existente que merece la pena su conservación por razones de estética, de funcionalidad y como un patrimonio artístico y/o religioso.

La sensatez es fundamental al abordar el tratamiento, usando tecnologías en casos excepcionales, buscando técnicas similares a las iniciales que en ocaciones se presentan como auténticos experimentos constructivos.

El sentido común es el complemento ideal cuando se enfrenta un proyecto de rehabilitación y de que el estudio de "caso a caso" es la única forma de emprender esta difícil tarea de dignificar su condición, intentando armonizar fuerza, delicadeza, claridad y respeto. Donde adecuación es mesura y discreción o requiere presencia.

________

_